ABRIGO DE NATA

By Paula C. Monreal Fuencisla, Fuencis como le gustaba llamarse, miraba a la pequeña Teresa y veía cómo el sol se colaba a través de su piel blanca, …

ABRIGO DE NATA

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: