Acerca de

Me gustan las carreras largas porque me da tiempo a mirar, a escuchar, a sentir, a oler, a pensar en la vida que me va pasando. Corriendo me emociono y voy recordando cada día, cada instante de tristeza, también de alegría. Cada vez que me paro tiemblo, de cansancio.